0

¿Se avecina una burbuja del ecommerce?

Esta pregunta me la he estado haciendo continuamente sobre en los últimos meses. Leo titulares como “El comercio electrónico, a por otro año récord en España” , “El ‘ecommerce’ crece otro 27% en España”. ¡Qué buena notícia! ¿No? Estamos en crisis, y hay que buscar solución a la falta de ingresos en las (sobretodo pequeñas) empresas. Una buena salida es la apertura al mundo mundial, a vender como locos, a ganar dinero… ¿pero esto es realmente así?

Muchos amigos y conocidos me han preguntado más de una vez sobre la posibilidad de abrir un comercio online. Hay que decir que resulta bastante atractivo a simple vista. Y sí, poderse hacer se puede, pero creo que el excesivo impulso a los “emprendedores” para que se busquen las castañas por esa vía, muchas veces, no produce más que frustración y ganas de tirarse por un acantilado por haber perdido el poco dinero que tenían en la inversión/tiempo que ha supuesto el proyecto.

Evolución del comercio electrónico en España (fuente diario Expansion)

Evolución del comercio electrónico en España (fuente diario Expansion)

Montar un ecommerce es una buena idea, por su puesto. Prestashop lo pone al alcance de cualquiera si tienes unos conocimientos mínimos previos. Pero no es ni fácil, ni sencillo, ni barato. A menos que quieras tener una tienda online rentable, claro. Requiere un proyecto inicial, un estudio del mercado, una inversión económica, una planificación y a veces algo de paciencia. Con esto no quiero desanimar, pero no quiero engañar a nadie.

Analizando por sectores, en los últimos años ha crecido exponencialmente el número de páginas web que exponen sus productos al mundo, pero si rascamos un poco podremos ver mucho proyecto frustrado, mucho por acabar, tiendas realmente desastrosas, y lo peor de todo, tiendas cerradas que no se han dignado a echar el cerrojo al dominio. Personalmente he recibido muchas llamadas a mi empresa preguntando si nuestra web funciona… ¡Y tanto que funciona! No se me ocurriría dejar una web colgada fuera de servicio, menuda imagen… Pero sí, aunque parezca increíble, se han conocido casos.

Y bien, ¿todo este rollo a qué viene? A que la situación económica, junto con la moda de los “emprendedores”, que no es más que personas que necesitan buscar una salida, empuja a la sociedad a pensar que internet es una manera fácil de obtener ingresos. Por ello, el crecimiento de tiendas online es tan pronunciado, y las expectativas ayudan, ya que se prevé que en 2016 se batan récords.

¿Existirá una burbuja del ecommerce?

Bueno, tal vez si habláramos de otro país, tendría mis dudas, pero en Spain is different. Todo lo hacemos a lo grande, lo bueno y lo malo  La situación que comentaba anteriormente me hace pensar que sí, que el aumento será real durante 2016 y/o 2017, pero el aumento de la competencia, y la poca inversión en muchos casos en los proyectos, hará que un gran porcentaje de las webs, no llegue a los dos años de vida. Como todo, son fluctuaciones. Eso sí, el éxito del ecommerce es indiscutible. De hecho el 32% de las transacciones en España ya son via electrónica, como para no pensárselo.

Toma nota de qué no debes hacer

Si no quieres formar parte de esa burbuja, aquí unos consejos:

  • Escasa inversión; piensa en grande, no tengas miedo. Pero sobretodo no le eches solo “huevos”, échale pasta.
  • Política de devoluciones clara; al cliente le gusta saber qué pasará si tiene un problema con algún artículo, las webs transparentes y que ponen facilidades en las devoluciones, tienen más conversiones.
  • Mala experiencia del usuario; menús espantosos, ilegibles, popups, carteles por doquier… Contra más difícil lo pongas y más distracciones, antes harán clic para cerrar la pestaña e irse a la competencia.
  • Artículos bien publicados. A todo el mundo nos gusta leer bien qué vamos a comprar. Características, fotografías, opiniones… contra más información, mejor.
  • Diseño web: un diseño agradable, accesible y responsive es primordial.
  • Pocas formas de pago. Añade todas las formas de pago posible. Y si haces ventas internacionales, ten en cuenta las tendencias en formas de pago de cada país.
  • Falta de contenidos. Añadir un blog con contenidos originales y un newsletter con ofertas y promociones es primordial.
  • Actividad en redes sociales. Hazte visible, navega por donde lo hacen tus clientes, interactúa, comparte.

Un comercio electrónico es como una tienda física. Requiere tiempo en que te des a conocer, pero con buenas prácticas, podrás obtener resultados satisfactorios y no acabar fracasando.

Nadie dijo que fuera fácil, ahí está el reto.

Cristian Ballesteros

Apasionado de la informática, de la política, del deporte y vida sana. Independiente, emprendedor, incansable, constante, ilusionador, ilusionado… Coordino la web latiendadeelectricidad.com

Deja un comentario